Ecológico y sostenible; dos nociones para orientar al consumidor “verde”

economia sostenible

¿Cuántas veces te ha pasado que llegas a una tienda y ves un producto certificado como ‘bio’ o ‘eco’ que tiene su lugar de producción en otro continente y, por lo tanto, acumula horas de transporte de un lado a otro del océano? Hay una diferencia entre ecológico y sostenible que muchas veces no está clara.

Dejándonos llevar simplemente por las etiquetas ecológicas, sería fácil que al tratar de hacer un favor al planeta con nuestras decisiones de consumo consiguiéramos lo contrario. Esto es porque, aunque un producto sea cultivado de forma ecológica –orgánica, bio– en origen, el resto de su cadena productiva no tiene por qué haber sido ambiental o socialmente sostenible.

Estos dos términos están cada vez en boca de más gente. La preocupación social por la crisis climática aumenta y no son pocas las comunicaciones de instituciones, gobiernos y medios en relación con este fenómeno; muchas de ellas para fomentar actitudes más ‘eco’ o un modo de vida más ‘sostenible’.

¿Pero qué significan cada uno de estos términos? ¿Son totalmente intercambiables? La verdad es que no necesariamente: no toda práctica ecológica tiene por qué ser sostenible, y viceversa.

Significado del término ‘ecológico’

Se aplica a aquellos productos que desarrollan todas sus etapas de producción en la naturaleza y sin el uso de fertilizantes o plaguicidas sintéticos. También se conocen como productos orgánicos y las prácticas que regulan su certificación están dadas por diversas organizaciones de gobiernos.

Aunque la agricultura ecológica produce menos alimentos, su producción tiende a tener menos impacto para el medio ambiente y fomenta la biodiversidad y la economía local. 

Significado del término ‘sostenible’

La palabra ‘sostenibilidad’ fue acuñada en la década de los ochenta, a raíz del Informe Brundtland. Este informe buscaba una manera de satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones para cubrir las suyas.

La noción de sostenibilidad se basa en tres pilares: el planeta, las personas y la prosperidad económica. Se puede hablar, por tanto, de sostenibilidad económica, política, social y ambiental tratando de buscar el equilibrio de los recursos en cada uno de estos campos.

‘Sostenible’ es un término mucho más amplio que ‘ecológico’, ya que hace referencia a otras variables y a veces puede priorizar alguna de ellas frente al impacto ambiental de un producto. Es decir, los aspectos referidos a las condiciones laborales o al rédito económico de los productos entran en la misma balanza que los que tienen que ver con el medio ambiente.

Sobre el impacto ambiental de los productos

En resumen, el impacto ambiental real de muchos productos depende de gran cantidad de factores repartidos a lo largo de su ciclo de vida, no sólo de su método de producción en origen. En este punto surge el conflicto con aquellos productos que, presumiendo de sello ecológico en el mercado de destino, tienen su origen en lugares lejanos al punto de venta. Camisetas de algodón orgánico o alimentos como plátanos o aguacates pueden ser algunos ejemplos.

La huella de carbono – es decir, la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos por efecto directo o indirecto de un producto- es reducida en el origen, pero se incrementa en el ciclo de vida del producto y esto es algo que no siempre se contempla en los sellos ‘eco’ o ‘bio’ del mercado. Productos etiquetados como ‘verdes’ pueden perder esa voluntad al no ser sostenibles y transmitir una idea errónea al comprador.

Ser un consumidor responsable medioambientalmente no es tan fácil como obedecer una etiqueta a ciegas. Afortunadamente, nuevas iniciativas están dando respuesta a esta situación. Un ejemplo es ‘Trazable’: una app desarrollada por dos jóvenes valencianos que es capaz de rastrear un alimento desde su origen hasta la tienda. Por otro lado, establecimientos como Carrefour en España o Walmart en Estados Unidos han comenzado a desarrollar sus propios sistemas de trazabilidad alimentaria en algunos de sus productos, basados en la tecnología blockchain.

Compartir este post:
share post :

Leave a Reply

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram