El lado oscuro de la hiperconectividad

mujer con movil

Nadie puede negar que en muy poco tiempo hemos desarrollado como sociedad un nuevo estilo de vida que hace unas décadas era sencillamente impensable. Hemos vivido un crecimiento exponencial en muchos aspectos del día a día y la tecnología ha sido el eje que ha hecho posible esa evolución. En este contexto surge la gran pregunta: ¿El cambio ha sido para bien o para mal? O, lo que es lo mismo: ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de la hiperconectividad?

La hiperconectividad es, precisamente, el concepto que resume el resultado de esa evolución; una conexión constante con el entorno que nos rodea. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) nos han abierto las puertas de un nuevo mundo y de una nueva manera de interactuar en cualquier campo, tanto a nivel personal como profesional. La educación, la cultura, el entretenimiento, el consumo… el acceso a todos esos ámbitos está al alcance de un clic. ¿Pero qué hay del uso que hacemos de algo que, respecto a generaciones anteriores, puede considerarse un privilegio?

Características de las generaciones nativas digitales

Ahora nos comunicamos, consumimos, trabajamos y disfrutamos del ocio de manera diferente. Para muchos esto supone un cambio, pero las nuevas generaciones ya han crecido en este entorno y eso ha modificado sus aptitudes e intereses de la siguiente manera:

  • Están acostumbrados a hacer varias cosas a la vez; son multitasking.
  • Se sienten igual de cómodos (o incluso más) comunicándose de manera digital que de manera presencial.
  • Quieren recibir la información de manera inmediata.
  • Funcionan mejor cuando trabajan en la red.
  • Retienen mejor los conceptos a través de una formación lúdica.

Consecuencias negativas de la hiperconectividad

Hemos visto que el cambio que suponen las nuevas tecnologías llega incluso a cambiar las aptitudes de las nuevas generaciones. Pero la democratización de la información, pese a ser algo positivo, tiene su lado oscuro:

  • Se multiplican las adicciones a los dispositivos móviles llegando incluso a desembocar en trastornos mentales.
  • Surge el ya conocido síndrome “fomo” (fear of missing out o miedo a perderse algo) que afecta especialmente a adolescentes.
  • El exceso de la hiperconectividad puede llevarte a dormir menos horas lo cual puede remitir a nuestra salud.
  • Provoca mayor estrés físico y psicológico ya que el conectarse se impone sobre el descanso o sobre la realización de actividades físicas.
  • La inmediatez que caracteriza al modelo digital disminuye la capacidad de concentración
  • Los nuevos modelos de relación acarrean problemas de socialización ya que favorecen el aislamiento.

Con este panorama marcado por el exceso, no es extraño que la actual legislación reconozca el derecho a la ‘desconexión digital’ en un artículo que limita la conexión de los trabajadores en sus horas libres. Es decir, gracias a las facilidades de las que disponemos muchos empleados se llevan el trabajo a casa, y esto dificulta esta desconexión tecnológica. Por otra parte, son los propios usuarios los que cada vez están más preocupados por la adicción digital; paradójicamente, proliferan las aplicaciones que miden el tiempo de uso del teléfono móvil o que limitan el acceso a las redes sociales.

No hay solución fácil al problema del exceso digital, pero conocer sus ventajas e inconvenientes de la hiperconectividad es el primer paso para hacer un buen uso de todas las facilidades que la hiperconectividad pone a nuestro alcance. La evolución tecnológica nos ha facilitado la vida en muchos aspectos; se trata de conseguir que no nos la dificulte en otros.

Compartir este post:
share post :

Leave a Reply

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram