Inteligencia emocional en tiempos del coronavirus

Inteligencia emocional en tiempos de coronavirus

La educación tradicional ha tratado de proveernos de conocimientos técnicos y científicos a los que se les presume un beneficio productivo: matemáticas, física, idiomas, literatura, historia…Mi objetivo es hacer ver otras carencias que tienen la educación y la sociedad. Por ello, hoy quiero exponer la inteligencia emocional en tiempos del coronavirus, centrándome en la emoción y el aprendizaje.

En estos días de estado de alarma se está dando luz a todas esas inteligencias y talentos que se olvidan a menudo: la autogestión, el arte, la creatividad, la solidaridad, la empatía, la inteligencia emocional, la salud mental…

En el frenético día a día estos valores quedan eclipsados, creando una sociedad enferma de ansiedad con una salud mental precaria. Sería preocupante dejar que la educación haga eco de este enfoque; cuando es precisamente la educación nuestra principal arma para combatirlo.

Por ello, en mi TFM del Máster in Decision Making and Innovation 2.0 elegí estudiar la importancia de la salud mental y el desarrollo de la inteligencia emocional, especialmente en los jóvenes. Las conclusiones, tras revisar numerosos estudios realizados por entidades como la OMS y por investigadores independientes, son claras:

  • La salud mental es la principal causa de mortalidad y discapacidad en jóvenes, con cifras preocupantes.
  • La inteligencia emocional es la principal barrera para frenar este problema mejorando el bienestar psicológico. Además, favorece actitudes altruistas y la solidaridad. 

La pregunta entonces es: ¿por qué no están más presentes estas realidades en el ámbito educativo? La respuesta probablemente sea que la inercia de la vida diaria no nos deja tiempo para reflexionar y mejorar en los aspectos más humanos y fundamentales.

Un mundo que avanzaba a pasos agigantados se ha visto contra las cuerdas por un enemigo invisible: la pausa a causa del confinamiento. Lo que nos está ayudando es el arte, la cultural, la música, la medicina o la física como herramientas que gestionan personas. Pero, sobre todo, la solidaridad, la colaboración y el altruismo por una causa común. En general: la inteligencia emocional que ha demostrado dar la cara por nosotros en tiempos del coronavirus cuando todo lo demás falla.

De esta crisis estamos aprendiendo muchas cosas y una de ellas es la importancia de las inteligencias múltiples en el desarrollo de una sociedad sana. Como apoyan estos estudios, estas deberían verse reflejadas en la educación que la sustenta. Voy a tomarme la libertad de proponer que no solo debe estar presente en la educación y todos deberíamos aplicar esta filosofía.

Solo así saldremos de esta crisis como una sociedad más comprensiva, solidaria, humana y más conectada. Lo cual no se contradice con la presencia de ciencia como pilares igualmente importantes. Para demostrar mi reverencia ante el resto de las materias, me despido con una cita respetando su formato original:

When everything is uncertain, everything that is important becomes clear.

Doctora Caroline Leaf
Ilustración: @barardissino

En el próximo Back To School el 28 de abril, Fernando Soler nos hablará más extensamente de este tema. Si quieres saber más sobre las inteligencias múltiples en la sociedad actual y en el aprendizaje, ¡apúntate! Puedes guardar este enlace en el calendario a modo de recordatorio para conectarte. www.crowdcast.io/e/seguimiento_tfm_abril

Fernando Soler
Últimas entradas de Fernando Soler (ver todo)
Compartir este post:
share post :

Leave a Reply

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram