No hay ciencia aplicada sin ciencia básica

Ciencia básica

Si te digo ‘investigación científica’, seguramente pienses en el desarrollo de una vacuna o la creación de un nuevo biocombustible. Sin embargo, si has pensado en la confirmación de la existencia de una nueva partícula elemental o el último experimento en microgravedad en la estación espacial internacional, no ibas por mal camino.

En efecto, todos estos ejemplos están relacionados con la ciencia, pero de formas diferentes. En el primer caso hablamos de ciencia aplicada y en el segundo de ciencia básica.

Ciencia básica y ciencia aplicada

La ciencia aplicada se refiere a toda aquella actividad que tiene como fin usar el conocimiento para crear algo útil y práctico. La ciencia básica, en cambio, tiene como principal meta la generación de conocimiento, el “saber por saber”, de un tema sin pretensiones a corto o medio plazo. 

Cuando un periodo de crisis azota la economía, la ciencia básica se convierte en uno de los principales enemigos públicos: “¿Cómo vamos a buscar agua en Marte mientras millones de personas no disponen de agua potable en la Tierra?” o “¡Estamos tirando a la basura millones de euros en un satélite de observación!” son frases que se oyen recurrentemente. Este tipo de argumentos incorrectos dañan la imagen de la ciencia básica y hacen a la gente pensar que ese dinero está siendo malgastado. Lo cierto es que este dinero en ningún caso es desperdiciado.

Por si no es suficiente argumento a favor de la ciencia básica la pura obtención de conocimiento, cabe señalar que esta es el cimiento sobre el que puede desarrollarse la ciencia aplicada. ¿Cómo seríamos capaces de generar vacunas sin los conocimientos sobre el ARN-m? ¿Sabías que gracias a la exploración espacial tenemos paneles solares más eficientes, telas ignífugas e incluso el uso generalizado del velcro?

La ciencia básica es la semilla de donde brota la innovación y el desarrollo tecnológico que nos permite vivir en un mundo automatizado, cómodo y desarrollado. Quién sabe si el próximo tratamiento contra el cáncer está basado en investigaciones sobre física cuántica…No lo dudes, la ciencia básica no es un desperdicio; es invertir en nuestro futuro. 

Silvia Miranda
Últimas entradas de Silvia Miranda (ver todo)
Compartir este post:
share post :

Leave a Reply

Facebook
Twitter
Linked In
Instagram